DVD con clases de yoga en español
Cómprelo
DVD con clases de yoga en español

Inscríbase a nuestra lista de correo


Blog

Enero 19, 2010

Hoy El Cielo Nos Regaló Lluvia

Compatir: Share via email Share on Facebook

Siempre vi llover. En Bogotá la lluvia llega  a veces imprevista a derramarse incesante, generosa y llena de furia. A veces viene para quedarse varios días, yo la entiendo, Bogotá es una ciudad amañadora.

Hoy llovió en Los Ángeles. Llovió de verdad, como hace mucho no llovía. Duró solo un par de horas pero el cielo se puso lo suficientemente gris para que la autopista 405 estuviera casi desocupada.

Algunos habitantes del sur de California tienden a quejarse cuando hay lluvia, hasta yo lo he hecho algunas veces. Claro, puede ser inconveniente cuando vivimos acostumbrados a cielos claros, azules y aunque fríos en el invierno, casi siempre acariciados por el sol.

Hoy mis hijos pudieron finalmente usar sus paraguas y me preguntaron: “Mama, podemos bailar bajo la lluvia?”, creo que se acordaron de Gene Kelly. Yo lo dude por un momento. Mi respuesta automática hubiera sido:” No! Se pueden enfermar!” pero paré a pensar por un segundo y les dije “Sí”. Felices y maravillados al sentir las gotas caer  del cielo y estrellarse  en sus narices, se reían a carcajadas.    Esa fascinación con algo  que para nosotros los adultos puede ser tan común. Nosotros que la mayoría del tiempo andamos por la vida mirando más hacia delante que alrededor, más hacia el futuro que atentos al presente, y siempre con afán. Nunca tenemos tiempo de apreciar los milagros de la vida, las cosas simples que nos pueden llenar de alegría en un momento, que aunque parezca corto, es un momento de estar vivos, es un momento para celebrar.

Practicar yoga nos enseña a vivir la vida de una manera sagrada, con respeto. El yoga nos enseña a vivir en el momento presente, atentos a lo que sentimos, con el corazón abierto para recibir lo que venga en el camino sin prejuicio y más bien con gozo.

Un día como hoy ,que se hubiera podido convertir en un día sombrío y aburrido, fue más bien un día en el que ver el gozo de mis hijos bailando a carcajadas bajo la lluvia, me hizo no solo entender que la felicidad no se consigue solo en los logros del futuro sino en la magia del presente. Esa magia que a veces se nos escapa para no volver.

Hoy pudimos apreciar y celebrar la bonita lluvia que nos supo dejar el aire limpio y fresco. También pudimos apreciar el entrar a una casa calientita,  cambiarnos la ropa y preparar y comernos  un delicioso Ajiaco a la colombiana!